El curso 2020-2021 supone un reto y una nueva responsabilidad para toda la comunidad educativa y para la sociedad en su conjunto.

La pandemia de COVID-19 ha implicado la necesidad de tomar medidas de prevención y protección que han obligado a un replanteamiento de la organización de nuestra actividad escolar.

Nuestra prioridad es crear entornos escolares saludables y seguros, y potenciar la detección precoz de casos y su gestión adecuada, buscando siempre lo mejor para nuestros alumnos/as.

Gracias por vuestra implicación, comprensión y paciencia en la adaptación a los cambios que se van a generar en función de la situación sanitaria; son unos cambios obligados por la situación y esperamos que sirvan para aumentar la seguridad e higiene en el colegio durante el tiempo que sea necesario.